Sin categoría

Los regantes critican la falta de previsión del Miteco y reclaman más planificación

Artículo del «Diario de León»: Artículo

Los embalses de Riaño y Porma desembalsaron 10 hm3 antes de que se frenara la aportación por las protestas.

Los regantes de Ferduero criticaron ayer la gestión del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miterd) respecto al Convenio de Albufeira, denunciando que «no se han anticipado al problema tomando las medidas oportunas» para una situación que, según afirma el colectivo, «se viene denunciando desde la sequía de 2017».

Los regantes del Duero, encabezados por su presidente, Ángel González Quintanilla, participaron el miércoles en la reunión con el director general del Agua, la presidenta de la CHD y otros cargos del Ministerio y del Organismo de Cuenca en la que se debatió ampliamente el Convenio de la Albufeira, a la que también asistió el presidente de la Diputación, Eduardo Morán.

En la reunión se alcanzó el compromiso de revisar el convenio con el país luso, sobre el que los regantes manifiestan que no están en contra, aunque sí aseguran que «urge modificarlo para que esta situación no se repita».

Los regantes informan que la Demarcación del Duero no cumplió por 300 hm3, lo que supone un 8,57% de los 3.500 que tienen que pasar por el control de Miranda do Douro y un 7,89% de los 3.800 de Saucelle- Águeda.

Según los datos aportados por la Confederación los desembalses adicionales realizados desde los embalses cuyo destino principal es el regadío fueron los siguientes: Santa Teresa – Sistema Tormes, 50 hm3; Irueña – Sistema Águeda, 13 hm3; Riaño – Sistema Esla-Valderaduey, 6,9 hm3; y Porma -Sistema Esla-Valderaduey, 3,1 hm3. Total, 73 hm3, de los 10 hm3 procedieron de los embales leoneses.

Castigar la gestión

Los regantes señalan que no se tiene en cuenta la grave sequía y sienten que, «en vez de premiar su esfuerzo modernizador y el ahorro de agua para no depender tanto de la climatología, lo que se hace es castigar su gestión y dilapidar dichos ahorros». Así lo trasladaron en la reunión, en la que también defendieron que si se puede cumplir con el convenio «es porque existen regulaciones en cabecera amortizadas por los usuarios». Además, recuerdan que no se han incrementado hectáreas de regadío, sino que se están desarrollando con retraso las que estaban previstas por las Administraciones Públicas.

«Se deben utilizar los embalses hidroeléctricos cuando haya problemas de incumplimiento, ya que ellos si sacan producción a esa agua, mientras que la que detraen de nuestros embalses se puede dar por perdida», consideran los agricultores.

También se ratifican en la carta que enviaron a la vicepresidenta Teresa Ribera cuando empezó el conflicto. Así, señalan que los sistemas de explotación hídricos están regulados por embalses de cabecera, todos ellos en funcionamiento con anterioridad a la firma del Convenio, amortizados al 100% por todos los usuarios y cuyos gastos de explotación siguen abonando en idéntico porcentaje a través de los Cánones de Regulación. y que sin embargo, «ahora el Gobierno hace uso de ellos para otros fines a los que inicialmente y de manera continuada han estado destinados, con la consiguiente pérdida de recursos para poder satisfacer las necesidades de los diferentes usos (principalmente el regadío)».

Asimismo, Ferduero defiende el desarrollo de los regadíos que se ha realizado en las últimas décadas por la construcción de decenas de embalses, así como el importante esfuerzo económico de las comunidades de regantes para modernizar los regadíos con el único objetivo de mejorar la gestión del agua.

«Pedimos que el Ministerio deje de darle la espalda al regadío y al mundo rural en su conjunto. Desde Ferduero damos nuestro apoyo total y sin fisuras a los regantes afectados, a sus demandas y movilizaciones y exigimos que estos hechos no se vuelvan a producir y se respeten los ahorros generados por las comunidades de regantes, fruto de la continua mejora en la gestión de sus regadíos», afirma la asociación.